guias de viaje

Mont Saint-Michel (Francia)

Edición: 06/12/2017

¿Tienes pensado visitar la zona de Normandía en Francia y no sabes que sitios turísticos agregar en tu lista de lugares a visitar? Pues en este artículo te ofrecemos una valiosísima sugerencia: el Mont Saint-Michel, o el monte de Saint-Michel, una atracción turística que por nada del mundo se puede dejar pasar cuando se visita la localidad.

¿Qué es el Mont Saint-Michel?

Mont Saint-MichelEl Mont Saint-Michel es una suerte de maravilla arquitectónica ubicada en una pequeña isla de tipo rocoso perteneciente al estuario del río Couesnon, y situada en la región de Normandía, en el noroeste de Francia. Su nombre se debe a una abadía (que es un monasterio o convento cristiano, de las que se encargan un abad o una abadesa), que se sitúa en la ya mencionada isla rocosa; abadía encargada al culto de San Miguel, cuyo nombre original en latín (durante la edad media) era Mons Sancti Michaeli in Periculo Mari. De igual modo, la isla es la atracción principal del pueblo de Mont Saint-michel, localidad que pertenece al cantón de Pontorson, en el departamento francés de Mancha.

Declarado como monumento histórico en el año de 1862, el Mont Saint- Michel cuenta como uno de los sitios turísticos más visitados de toda Francia, y sin ningún lugar a dudas, el número uno de Normandía. Cada uno de sus edificios está clasificado individualmente como monumento histórico y, para variar, posee una flamante estatua de San Miguel en la cúspide de la iglesia abacial que supera los 170 metros de altura por encima de la orilla. De hecho, en sí, todo el lugar está etiquetado como el Grand Site de France, lo que al español se traduce como el Gran Sitio de Francia.

Y no solo la isla y la construcción hecha en el Mont Saint-Michel es lo que representa una gran atracción turística para el visitante de Normandía, sino que de igual manera las aguas que se encuentran a los alrededores del famoso lugar se presentan como todo un espectáculo, pues resultan ser unas aguas caracterizadas por tener la propiedad de ser bastante limpias y constantes o calmas. Tales aguas que sufren paulatinamente ciertos cambios en conjunto con las distintas fases de la luna.

Sin más que decir, no hay lugar a dudas que el Mont Saint-Michel es uno de esos extraordinarios lugares en Francia a los que no asistir se convertiría en un pecado mucho más que imperdonable. Definitivamente, es un espectacular lugar para visitar.

<< Volver