guias de viaje

Viajar a Copenhague, la Magia del Norte Europeo

Edición: 30/05/2017

Viajar a Copenhague Además de ser la capital de Dinamarca, Copenhague es el principal centro cultural y económico del país. Dicen de sus habitantes que son la comunidad más tranquila, abierta y amigable de toda la península de Escandinavia y que su ciudad posee una magia tan especial que cautiva desde el primer momento. Buena prueba de ello es que viajar a Copenhague es un destino cada vez más solicitado en las agencias de viajes.

Es una ciudad perfecta para conocer a pie puesto que los principales sitios de interés histórico y cultural están ubicados en un radio relativamente pequeño; cabe destacar que su red de transporte público es una de las mejores de Europa.

Cualquier época del año es buena para viajar a Copenhague, y en caso de que no seamos frioleros, es especialmente recomendable en invierno, ya que cubierta de nieve, con sus bajos edificios y numerosos puestos de venta tradicionales, Copenhague parece la viva imagen de un cuento navideño.

Indispensable pasar por el viejo fuerte del Puerto Langelinie, dentro del Parque de Kastellet, y contemplar la Estatua de La Sirenita, símbolo de la capital danesa. A pocos minutos de aquí se encuentra la residencia real, el Palacio Amalienborg. Se pueden admirar las joyas de la familia real en el Castillo de Rosenborg, de típico estilo renacentista neerlandés. Justo enfrente está el Jardín Botánico, uno de los numerosos pulmones de la ciudad.

También Copenhague es una ciudad pensada para aquellos que les guste ir de compras. El centro comercial Magasin du Nord es el más transitado y a simple vista pareciera un edificio oficial dada su majestuosidad y diseño renacentista. Pertenece al distrito Stoget que en sus cinco calles alberga tiendas de ropa para todos los gustos y bolsillos.

Para contemplar la ciudad desde lo alto, nada mejor que subir a la Torre Rodonda, con impresionantes vistas al atardecer. El ocio y la diversión también están contemplados en Copenhague, y en los Jardines de Tivoli se puede disfrutar de atracciones, conciertos y actuaciones al aire libre.

Y ya para finalizar el recorrido por Copenhague, no podemos dejar de visitar Christiania, una comunidad alternativa con espíritu hippie en pleno centro de la ciudad. Dentro está prohibida la violencia de cualquier tipo, al igual que tampoco están permitidas las armas. Se puede ver gente fumando cannabis, practicando yoga o meditando. El colorido de sus casas, el peculiar aspecto de muchos de sus residentes y los hermosos jardines y zonas verdes que posee, hace que valga la pena pasar unas horas ahí y relajarse.

Viajar a Copenhague, ¿porqué visitarlo?

Viajar a Copenhague, hace que sea un destino europeo único y encantador. Aquellos que lo visiten no podrán escapar de su encanto y seguro que repetirán en sus próximas vacaciones.