guias de viaje

Estambul (Turquía): cuna de civilizaciones

Edición: 29/06/2017

Estambul Turquía Bautizada primero como Bizancio y más tarde como Constantinopla, la actual Estambul está cargada de siglos de historia. Tal ha sido su importancia que su casco histórico fue declarado por la Unesco Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1985.

En términos de población es la más grande de Turquía y es la única ciudad en el mundo que une dos continentes, Europa y Asia. Se puede decir que Estambul es la urbe turca más occidentalizada, poseedora de una gran riqueza cultural y étnica y que ya en el siglo XVI era la ciudad más civilizada y multicultural del planeta. Como antigua capital de dos de los imperios más poderosos (bizantino y romano), Estambul posee una amplia colección de monumentos históricos entre los que hay mezquitas, sinagogas, iglesias y palacios.

La parte antigua de la ciudad está ubicada sobre la zona del Cuerno de Oro (puerto natural a la entrada del Estrecho del Bósforo) y se reconoce fácilmente desde la distancia por las estilizadas siluetas de los minaretes de las mezquitas y las torres del palacio de Topkapi, de herencia otomana y que alberga una de las mayores colecciones de joyas del mundo.

Además del Palacio de Topkapi, merece la pena visitar Santa Sofía, antigua basílica ortodoxa, posteriormente mezquita y en la actualidad museo; a unos pasos se encuentra la Mezquita Azul o Sultan Ahmet, única en el mundo con seis minaretes y decorada en su interior con mies de mosaicos, azulejos e inscripciones. En la misma zona tenemos la Cisterna de Yerebatan, la más grande de las sesenta que hay en Estambul. Las cisternas son magníficas obras de ingeniería subterráneas llenas de columnas utilizadas antiguamente como depósitos de agua potable.

Si queremos contemplar Estambul desde un punto de vista único, vale la pena un paseo en barco por el Bósforo. Aquellos turistas que deseen comprar artesanías, el Gran Bazar es la elección perfecta; un inmenso complejo de puestos y tiendas en el que encontraremos de todo. Para completar una agradable jornada turística, podemos disfrutar de un espectacular atardecer desde la Torre de Gálata y pasear por el puente del mismo nombre que une las dos partes europeas de la ciudad. Merece la pena conocer Estambul de día, pero por la noche se convierte también en un lugar de ensueño, con sus puentes y sus casas llenas de luces.

Otros lugares que no podemos dejar de visitar son la preciosa Mezquita de Solimán el Magnífico, la calle Istikal (punto de reunión por excelencia), el templo Rustem Pasa, el barrio Beyazit donde se encuentra Universidad de Estambul y la plaza de Taksim con exquisitos manjares ofrecidos en sus restaurantes.

En definitiva Estambul es una ciudad que atrapa desde el primer momento y la mejor opción para conocerla como se merece es planificar una visita de varios días dada la gran diversidad de peculiares lugares que posee.